Si se observa cierta parte de la producción artística contemporánea se pueden encontrar innumerables casos donde existe una voluntad de intervenir en aquello que denominamos realidad, construyendo las condiciones para la aparición del acontecimiento. Dicha posición parece estar animada por la voluntad de transformación de las coordenadas básicas en las que discurre la vida. Más allá de la conversión de estas experiencias en mercancía artística, a través de su documentación, se puede inferir unos modos de hacer que plantean la urgencia de la vinculación del arte con la praxis vital e incluso, en determinados casos, de la superación de la condición reificadora a la que a menudo se ven sometidas las prácticas adscritas a la categoría arte. Desde luego esto no es nada nuevo, en cierto sentido estas posturas están vinculadas a la vieja aspiración vanguardista de dilución del arte en la vida.

En este sentido, desde que las vanguardias artísticas establecieron un escenario de ruptura disciplinar, allá en los albores del siglo XX, de transformación de la práctica artística y de la vida fundiéndose en una totalidad, la condición de lo performativo ha adquirido una importancia capital en aquellos modos que han pretendido construir una alternativa al arte inserto en las lógicas institucionales y mercantil, con un carácter crítico o, incluso, emancipador. Se puede trazar una genealogía en la que lo performativo, en principio propio de las artes escénicas, se infiltra en el territorio del arte de vanguardia y contemporáneo. Así, desde las sesiones dadaístas del Cabaret Voltaire, El teatro de la crueldad de Antonin Artaud, hasta las prácticas recientes del arte de acción y la performance, en todos sus formatos, pasando por el happening de la década de los sesenta del siglo pasado que encuentra su vinculación más clara en el Teatro de los acontecimientos de Tadeusz Kantor, podemos rastrear esta condición.

Lo performativo, y más concretamente la promoción del cuerpo, de una buena parte de las prácticas artísticas actuales, bien podrían encontrar su razón de ser en la respuesta que desde cierto ámbito del arte contemporáneo se ha dado a la situación de las sociedades occidentales contemporáneas fundamentado en la virtualización y abstracción de la experiencia, propia del progreso de una lógica paneconómica como agente estructurante de aquéllas.

A continuación se detalla una lísta de contenidos relacionados con este área de trabajo.

Laura López Paniagua

actividad

Laura López Paniagua (Madrid/Berlin) es profesora adjunta de las Universidades de Leuphana (Luneburgo, Alemania) y de Halle-Wittemberg (Halle, Alemania). Es colaboradora habitual de publicaciones artísticas nacionales e internacionales como DARDO magazine (España), Mousse (Italia), Four by Three magazine (Reino Unido). En el último año, ha ofrecido conferencias en museos como el MOCAD de Detroit, 21er Haus / Belvedere de Viena, y universidades americanas como NYU y Bard College. Contenido del encuentro: En la literatura libertina del Marqués de Sade, los cuerpos se ven arrastrados a los confines de la fantasía erótica y la agresión, no sólo violando todas las leyes morales de su tiempo, sino dando un vuelco al concepto mismo de orden social, si se considera este tratamiento extremo del cuerpo como un acto de rebelión política. Sade inaugura una sensibilidad sangrienta, sensual y también política cuya sombra se ha proyectado sobre toda una tradición literaria y artística desde el siglo XVIII. Infinidad de artistas plásticos han entendido el cuerpo como punto de fuga de los órdenes simbólicos sociales, y su tratamiento, en ocasiones, extremo, ha sido una forma de insurgencia, como se puede apreciar en artistas como Paul McCarthy, Mike Kelley, VALIE EXPORT, Bob Flanagan o Genesis P-Orridge. En el actual clima de corrección política, ¿se toma el abuso artístico-metafórico de los cuerpos como abuso literal, y por tanto, como acto punible? ¿Acabaremos censurando al mismo Marqués de Sade, tal como lo hicieron los defensores del Ancien Régime?

La condición performativa

página

Este relato forma parte la segunda sesión del grupo de trabajo. CONDICIÓN PERFORMATIVA ≠ PERFORMANCE Teatro sin teatro Máquina teatral Máquina de guerra Imágenes de la presentación por orden de aparición”: Kubota “Vagina Painting,1965” Shiraga“11 challenging mud,1955” Yves Klein “Anthropometries,1960” Bob Flanagan.“Auto erotic sm , 1989” Valie Export “Genital Panic, 1969” Brus “Zerreissprobe, 1970” Jackass.“Butt … Continued

Vicente Arlandis

actividad

Encuentro con Vicente Arlandis, performer y creador de artes escénicas. Hablará, fundamentalmente, de su último proyecto “Sumario 3/94”, donde a través de una pieza escénica y un libro aborda los aspectos sociales y culturales vinculados a los procesos judiciales, partiendo de una experiencia de carácter biográfico. Este encuentro se vinculará a la línea de investigación: La condición performativa.