Núria Güell

Publicado el

Comienza con una introducción en la que nos explica por qué trabaja con la institución. Dice que quiere confrontar las fuerzas políticas (los cuerpos, las subjetividades y las leyes morales) y ponerlos en contacto. Nos cuenta brevemente la historia de los museos como espacio expositivo –“la práctica artística es una práctica que estableció el poder” –.

Realiza su práctica artística intentando analizarse desde sus privilegios, tanto como los que le vienen dados (género, nacionalidad…) como los que le otorga trabajar desde la institución. Dice: “Voy a trabajar con la institución, utilizando los recursos de la institución para que pasen cosas en el ámbito social, fuera de la institucionalidad”.

Después hizo una selección de sus proyectos y nos habló de ellos.

APLICACIÓN LEGAL DESPLAZADA #1: RESERVA FRACCIONARIA (Barcelona, 2010-2011)

Organicé varias plataformas de difusión y formación ciudadana sobre estrategias para expropiar dinero a entidades bancarias. Esto responde a un plan que he trazado para aplicar a los bancos la misma ley que ellos aplican a sus clientes; concretamente, invirtiendo el sistema de reserva fraccionaria, que es el mecanismo a través del cual los bancos crean dinero de la nada.
Dividí el plan en dos fases. La primera consistió en la realización de un encuentro pedagógico bajo el título «¿Cómo podemos expropiar dinero a entidades bancarias?» impartido por el economista Qmunty y los expropiadores de bancos Lucio Urtubia y Enric Duran. La segunda fue la creación y publicación de un manual con diferentes estrategias de expropiación, asesoramiento legal y textos reflexivos que he distribuido gratuitamente en el espacio público y en la red.

–“Me pasa que la institución no me quiere financiar los proyectos, pero luego sí que los quiere exponer […] eso se explica porque en la exposición ya están neutralizados”.

INTERVENCIÓN #1 (España, 2012)

Creé una cooperativa para contratar a un albañil que había sido desahuciado. El objetivo del contrato era quitar las puertas que privaban el acceso a las viviendas vacías que la Caja de Ahorro del Mediterráneo* había adquirido en subasta después de desahuciar a sus habitantes. 
Esta acción consiguió que las viviendas quedaran accesibles para su uso público y permitió su ocupación sin riesgo de ser acusado de allanamiento de morada, ya que toda la responsabilidad recaía sobre la cooperativa encargada de la acción; una cooperativa que creé con amigos insolventes.

Este proyecto utiliza una identidad jurídica para garantizar la impunidad a personas físicas, que es la misma estrategia que usan los bancos para saltarse la Ley de Enjuiciamiento Civil de forma impune y adquirir en subasta las viviendas desahuciadas por menos de un 50% de su valor de tasación.
 
*A raíz del estallido de la burbuja inmobiliaria la caja fue intervenida por el Estado con 5.800.000.000 €.

RESURRECCIÓN (España, 2013)

Se creó una asociación registrada con las identidades de seis guerrilleros republicanos, de los cuales cinco fueron asesinados por las tropas franquistas en 1939. A través de una tarjeta de crédito registrada a nombre de uno de los guerrilleros, se consiguieron productos que la Fundación Nacional Francisco Franco vende para promocionar y glorificar la figura del dictador. 
Los pagos de los pedidos fueron anulados y la mercancía recibida enterrada en una cuneta.

Tras la Dictadura Franquista, en 1977 empezó la “transición española” aprobando la ley del indulto que amnistiaba también a los torturadores y asesinos. Este mismo año se fundó La Fundación Nacional Francisco Franco, una institución privada que hace apología explicita al fascismo ensalzando la figura y la obra del dictador español. La FNFF hasta el 2004 ha gozado de financiación pública. Aún hoy los más de 20.000 cuerpos de republicanos robados de sus tumbas para rellenar las criptas del Valle de los Caídos, siguen enterrados junto a sus verdugos.

ARTE POLÍTICO DEGENERADO (España, 2014)

En este proyecto destinamos el presupuesto de producción artística que se nos asignó –proveniente de fondos públicos– a la creación de una sociedad en un paraíso fiscal. Para ello nos asesoramos con especialistas de la prestigiosa escuela de finanzas ESADE, quienes también han orientado varios casos de desvío de fondos públicos por parte de políticos catalanes, entre ellos el del ex-duque Iñaki Urdangarin, yerno de Don Juan Carlos I, entonces Rey de España. 
La empresa Güell & Orta Contemporary Art S.A. nos permite evadir todos los impuestos correspondientes a nuestras ganancias tanto en España como a nivel global, aprovechando la jurisdicción del país donde está su filial. Después donamos la gestión de nuestra empresa con todas sus ventajas a un grupo de activistas que están desarrollando un proyecto de sociedad autónoma al margen de las dinámicas capitalistas.
Esta empresa permite que sus beneficiarios evadan las regulaciones impuestas por los Estados, así como el control del BCE y el FMI, desafiando el monopolio del sistema financiero y facilitando una libre operatividad para el desarrollo de una economía autónoma. 
Teniendo en cuenta esta acción, organizamos una jornada de debate con la participación de pensadores y especialistas que han desarrollado su trabajo desde diferentes ramas del saber y de la acción política. La conversación se presenta como la justificación para repensar, desde los campos de la filosofía, la economía, la ética, la política, el activismo y el arte, la contradicción implícita en replicar estrategias capitalistas con el fin de construir unas dinámicas sociales anticapitalistas.

LAS DEUDAS DEL MECENAS (UE, 2015-2016)

Con el apoyo de dos instituciones de arte contemporáneo organizamos el Premio de Economía Creativa Auto-Sostenible dotado de  9.500€. Utilizamos las capacidades negociadoras de los responsables de las instituciones artísticas para que ellos pidieran el dinero a empresas multinacionales que, como parte de su política de marqueting empresarial, invierten en cultura. El jurado decidió financiar a FreedomCoop, una Sociedad Cooperativa Europea que desarrolla herramientas para la autonomía económica, la desobediencia financiera, la autogestión y el autoempleo para todos. –“El arte como transportista para desplazar dinero de empresas capitalistas para realizar un proyecto cooperativo”.

HUMANITARIAN AID (Cuba-Spain, 2008-2013)

Mientras residí en Cuba me ofrecí como esposa al cubano que me escribiera «la carta de amor más bonita del mundo», pagándole los gastos de la boda, el pasaje a España y todos los trámites para obtener la nacionalidad española. Esta oferta iba dirigida a los cubanos interesados en emigrar. Un jurado compuesto por tres prostitutas cubanas hizo la selección de la carta ganadora y, por lo tanto, de mi futuro esposo. Siguiendo las condiciones interesadas que se aplican habitualmente en la ayuda humanitaria, en las bases exigí al seleccionado estar a mi disposición para cualquier demanda durante el tiempo que durara nuestro matrimonio. Una vez adquirida la nacionalidad, nos divorciamos tal y como dictaban las bases. En el caso de venta de la obra, haremos repartición de bienes dividiéndonos las ganancias a partes iguales.

DEMASIADA MELANINA (Suecia, 2013)

En el momento de concebir el proyecto, María era una solicitante de asilo político procedente de Kosovo que, junto a su familia, llevaba nueve años viviendo ilegalizada en Suecia. El Estado sueco les había denegado el asilo dos veces. 
Cuando fui invitada a participar en la Bienal de Go-temburgo, pedí a los directivos del evento que contrataran a María para jugar al escondite con los espectadores. La única modificación que hice de las reglas del juego consistió en que María era siempre quien tenía que esconderse, y los espectadores quienes la buscaban. 
A través del contrato de trabajo con la bienal, ella pudo tramitar su permiso para residir de forma legal en Suecia y dejar de esconderse de la policía. Antes de emigrar de Kosovo debido a la guerra, María trabajaba como agente de policía especializada en la desaparición y tráfico de mujeres.

Suecia, igual que la mayoría de países de la Unión Europea, está aplicado políticas de criminalización racista al colectivo migrante. El proyecto REVA impulsado por el gobierno sueco, que consiste en pagar bonificaciones a los policías por cada inmigrante ilegal capturado, es un claro ejemplo de esta lógica represiva xenófoba instaurada desde el marco institucional. Me interesa repensar el giro ideológico que aplican pasando de una política humanitaria a una política utilitarista. Donde ilegalizan a las personas y legalizan el libre tráfico de mercancías.

NEGRO SOBRE BLANCO (Barcelona, 2013)

Prólogo: En julio del 2013, el Gobierno de Cataluña desalojó a más de trescientas personas migrantes que vivían y trabajaban recolectando chatarra en las naves de Poblenou. Antes del desalojo, los residentes de las naves pactaron un acuerdo de residencia, trabajo y vivienda con el Ayuntamiento de Barcelona, que éste no cumplió.

Capítulo 1: El Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona me invitó a realizar un proyecto que contaba con 3.000€ de presupuesto. Decidí usarlo para crear una herramienta que, a través de facilitar a las personas desalojadas trabajar y autoemplearse, permitiese subvertir la ley de extranjería. Para ello conté con la complicidad de uno de los portavoces africanos de los desalojados, varias personas de su confianza, activistas involucrados en la lucha contra el desalojo y firmas de ciudadanos y residentes españoles identificados con la causa. El marco legal elegido fue el de la cooperativa, y su consejo rector estaba formado por personas migrantes. Como se había acordado, el MACBA fue su primer cliente, contratando a la cooperativa para diferentes servicios.

Capítulo 2: Una vez formalizados todos los trámites de constitución de la cooperativa, varios miembros del consejo rector me comunicaron que se sentían sometidos por el portavoz que en teoría los representaba. Averigüé que a través de conductas tiránicas y coacciones se había apoderado de la cooperativa para su beneficio individual.

Capítulo 3: Dicho portavoz se apropió de sueldos de los socios trabajadores, se negó a colaborar en la detención de deportaciones vía precontratos de trabajo y, según sus propias declaraciones, inició un negocio de tráfico de oro entre África y España usando el CIF de la cooperativa, además de bloquear cualquier posibilidad de convocar asamblea de socios. Ante la situación, junto a tres mujeres del consejo rector, decidí darme de baja como socia, no sin antes informar a los socios registrados sobre lo que estaba ocurriendo.

Epílogo: El portavoz autoproclamado instrumentalizó el discurso poscolonial legitimado en Europa, para adquirir un poder que le permitía reproducir el mismo abuso que criticaba. De la misma forma, el discurso humanitario de los propietarios de las naves, patronos a su vez de una fundación de «ayuda a los pobres de los países africanos», no impidió el desalojo de las personas migrantes que vivían en las naves de Poblenou. A pesar de que el portavoz se apropió de la cooperativa, ésta se desactivó ya que nadie quiso seguir trabajando a sus órdenes. –“A partir de aquí diferencio dos éticas: la ética de las intenciones y la ética de las consecuencias. Para este tipo de proyectos hay que trabajar con la ética de las consecuencias, porque a veces tienes que hacerte responsable de problemas que no habías previsto al principio”.

SUPPORT SWEDISH CULTURE (Suecia, 2014)

El proyecto pretendía emplear legalmente a cuatro gitanos rumanos que obtenían sus ingresos mendigando en las calles de Suecia*. Su función consistiría en recaudar fondos en el espacio público, al igual que hacen muchas ONGs, pero en este caso con el objetivo de subvencionar la cultura sueca. A través de estos contratos de trabajo los gitanos adquirían derechos y acceso a los servicios sociales suecos. 
Después de varios meses de trabajo preparativo y una vez firmados los contratos, el centro de arte que me encargó el proyecto decidió unilateralmente cancelarlo debido a la indignación que mostraron varios responsables de otras instituciones culturales, quienes consideraban que el proyecto usaba y explotaba a los gitanos. 
A pesar de que se mantuvieron los contratos y los sueldos, los colaboradores se mostraron en desacuerdo con la cancelación, alegando que si los responsables de las instituciones culturales consideraban que se les estaba utilizando es porque daban por sentado que, como eran pobres, no tenían capacidad de pensar ni de tomar decisiones por sí mismos. Los cuatro gitanos también señalaron que, más allá de las intenciones humanitarias alegadas por las instituciones, el hecho de que se les abonase un sueldo por no participar formaba parte del mismo tipo de segregación a la que habitualmente se ven sometidos.

*En las elecciones del parlamento europeo del 2014, los Demócratas Suecos (SD, Sverigedemokraterna) basaron su campaña en expulsar a los gitanos rumanos de las calles de Suecia, y fueron la tercera fuerza más votada.

APÁTRIDA POR VOLUNTAD PROPIA (España, 2015-2016)
La nacionalidad se concibe como la cualidad que infunde a una persona el hecho de pertenecer a una comunidad nacional organizada en forma de Estado. El proyecto surge de mi desidentificación con la estructura Estado-nación y de mi rechazo a la nacionalidad como construcción identitaria impuesta.
Solicité a varias instituciones estatales renunciar a mi nacionalidad adquiriendo el estatuto de apátrida, petición que me fue denegada sin argumentación. En respuesta a esta negativa, encargué a una abogada un informe basado en la legislación española el cual reveló que solo está contemplada la pérdida de la nacionalidad como castigo impuesto por el Estado, y en ningún caso la posibilidad de que una persona pueda renunciar a tener nacionalidad.
Partiendo del Artículo 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, según el cual «todos los seres humanos nacemos libres», encargué a la abogada un segundo informe para saber si, a través del derecho de autodeterminación, podía renunciar a la nacionalidad. La investigación reveló que este derecho solo está contemplado como un derecho colectivo en vías de la creación de un nuevo Estado o nación, es decir, que este derecho solo permite reproducir la misma estructura.
Después de un año y medio, el Ministerio de Justicia me ha notificado que la petición es inviable: el marco legal vigente no contempla que puedan existir personas sin nacionalidad por voluntad propia. Esto es, toda persona debe pertenecer obligatoriamente a un Estado. Y aunque el Estado no permita renunciar a él, sí se reserva el derecho de expulsar.

AFRODITA (España, 2017)
La obra consistió en pedir al museo que destinase el dinero de producción al pago de las cuotas de mi seguridad social* durante siete meses, los mínimos requeridos para poder cobrar las prestaciones de baja por maternidad. 
Para ello, y con la ayuda de un abogado, elaboré una cláusula modelo -que cualquier artista puede incorporar en sus contratos- en la que se estipula que la institución asumirá los gastos de la Seguridad Social del artista. Después de muchas conversaciones y desencuentros con los abogados del museo, finalmente se negaron a incluir la cláusula en el contrato, pero la aceptaron de palabra y la aplicaron, destinando el dinero público de producción a cubrir mis cuotas de la SS.

Lo legislado no siempre encarna lo justo, lo singular o lo urgente. En España, los artistas visuales no tienen régimen especial, y hasta no hace mucho tiempo solo podían adquirir derechos laborales si cotizaban como autónomos en la categoría de «profesionales taurinos y demás espectáculos», acápite irónicamente sintomático de la indiferencia de la legislación y el menosprecio de la administración pública hacia nuestras especificidades laborales. Aunque habitualmente trabajamos para instituciones públicas no somos funcionarios, ni proveedores, ni empresarios, ocupamos agendas y centros culturales inmersos en una precariedad multicolor: exigencia de flexibilidad, auto-explotación, movilidad extrema, inestabilidad laboral, precariedad salarial y des-regularización de los derechos laborales. Un listado de precariedades que se amplía en el caso de que seas mujer y quieras ser madre.

*En España los artistas visuales en activo están obligados por ley a pagar los autónomos cada mes aunque no tengan ningún beneficio económico. La cuota mínima en el 2017 es de 275€/mes.