María Suárez de Cepeda. Presentacion de líneas de investigación

Edición

2019

Vivo en la Plaza del Campillo del Mundo Nuevo, con la cual hibrido mis horarios, rutinas y vida en general.

Hace ya algún tiempo me vengo fijando en la transformación que las modas, la economía y la globalización imprimen en la zona, pero también en las costumbres, saberes tradicionales y modos de vida que los agentes de este lugar, especialmente aquellos de procedencia rural, traen consigo desde diferentes partes de La Tierra, plantan en este barrio y resisten enredándose en una maraña llena de diversidad.

En este momento, dicha curiosidad se está focalizando en la plaza en la que vivo, tremendamente mutable a los diversos intercambios comerciales efímeros que en ella suceden: los manteros de los lunes a las 7:00 a.m., los mercados de los martes, jueves y sábado a las 8:00 a.m. y, en particular, en lo que aquí ocurre los domingos, El Rastro. Atendiendo a cuestiones temporales, espaciales, migratorias, lingüísticas, de materiales, de gobernanza, etc.

Ya he comenzado a hacer entrevistas a las personas que venden, compran, viven, visitan, limpian la zona, tratando de trabajar desde varios enfoques personales la identidad del territorio, para lograr trazar una constelación que conforme la identidad social – cultural de esta comunidad nómada.

Como se puede observar, todavía estoy en una fase de investigación en la que no quiero cerrarme a afirmar un resultado final. No obstante, considero relevante que este archivo llegue y se propague entre los miembros estables y casuales de esta comunidad, y para ello estoy empezando a jugar con la idea de crear una colección de cromos de la misma. Estos cromos podré cambiarlos entre potenciales coleccionistas que habitan la plaza cada domingo a cambio de nuevas historias que me permitan a su vez diseñar más cromos y formar una colección más grande que realmente represente bien la complejidad de El Rastro, y que a su vez sirva para concienciar y comunicar el verdadero patrimonio inmaterial de este fenómeno, además de permitirme meterme de lleno en la investigación de formas alternativas de economías como trueque o el regateo.