Relato de “La Jodida Calle”, acciones urbanas

Edición

2018

Las obreras no queremos ser menos que nuestros amados dirigentes, queremos realizar el mismo esfuerzo y sacrificio que hacen ellos para formarse profesionalmente. Para ello, os invitamos a todas el próximo día 14 de octubre en el barrio de Vallecas a obtener vuestro propio título de master universitario en el acto y de forma gratuita.

¡Trabajadora, la continua formación mejorará tu situación laboral!

Al concluir este evento universitario, se entregarán materiales artísticos a las asistentes para que quien lo desee pueda realizar su propia acción callejera. Al finalizar el día se realizará una exposición colectiva – mesa debate en ABM con todas vuestras acciones.

Enjoy!

Actividad a cargo de Dos Jotas + Sebas Cabero.

Lugar: Puente de Vallecas (salida del metro. Avda. de la Albufera 1) y ABM Confecciones


En los últimos tiempos, dentro de la política española han aparecido una larga lista de políticos y políticas que han falseado su currículum añadiendo masters, cursos inexistentes o consiguiendo títulos oficiales de forma dudosa como son el caso de Pablo Casado, Pedro Sánchez, Susana Díaz, Juan Carlos Monedero, Toni Cantó, Pilar Rahola o Cristina Cifuentes.

Esto aparentemente nuevo, entra dentro de la lógica clásica, casposa y mafiosa de la política española. Ya en su época Luis Roldán mintió diciendo que era ingeniero, tenía una licenciatura y un máster, cuando en realidad no terminó ni el Bachillerato. Otro caso el de Tomás Burgos, diputado del PP desde 1993, cuyo expediente fue facilitado por La Moncloa figuraba que era licenciado en Medicina, sin embargo, sólo tenía cursos menores de Medicina o Juan Manuel Moreno Bonilla, que a principios de siglo mostraba en su currículum una licenciatura en Administración y Dirección de Empresas, después, su cv se fue diluyendo a “estudios” en la misma materia y en 2008 seguía menguando hasta ni siquiera estudios superiores.

Estos son simplemente varios de los muchos ejemplos de los casos de falsedad curricular dentro de la política. Una tradición consolidada dentro del poder.

Pero porque esa «titulitis política», para que necesitan un máster estas personas que manejan el país a su antojo, conectados con todos los círculos de poder conocidos y donde no necesitan méritos académicos para poder ascender. Según el profesor Nacho Somalo en Twitter, lo relacionaba con la ida y venida de la vida política a la docencia universitaria, y la necesidad de un máster oficial para acceder a un doctorado para posteriormente dar clase, bastante lógico, pero igualmente injusto, dado como está montado y hacia dónde va el mundo de la docencia universitaria.

Por otro lado, la gran parte de la población está mucho mejor formada que sus élites. La necesidad de la clase política de falsear sus currículums académicos es una constatación de la poca cualificación que poseen. La oligarquía exige al pueblo altos conocimientos para acceder al mundo laboral, mientras el poder no lo necesita. Esto pone de manifiesto un país cacique y atrasado democráticamente. Quienes «representan» al pueblo no necesitan alta cualificación para acceder a los cargos de responsabilidad, solo necesitan buenos contactos. El país está representado por los menos aptos, los peores seres humanos y lo saben, por ello hacen trampas.

Partiendo de estos sucesos y viendo la falsedad curricular como algo común dentro de nuestra sociedad, donde la gran mayoría tienen un nivel medio-alto de inglés, sin ningún título que lo acredita o es común engordar los currículums para conseguir un trabajo; Se planteó una acción consistente en regalar masters oficiales en el barrio de Vallecas.

Los masters repartidos pertenecían a la URJC, universidad relacionada con los últimos casos e imputaciones. El barrio de Vallecas fue elegido por ser el distrito al que pertenece La Asamblea de Madrid, lugar donde se investigaron diferentes masters fraudulentos.

Bajo el lema «consigue un máster GRATIS, sin ir a clase y sin estudiar. No sólo los políticos pueden tenerlos sin estudiar». Comenzó la acción, la repartición de masters gratuitos a la carta, donde cada cual podía elegir su propia titulación real o inventada.